1/8/17

BOLSO RECICLADO



TRANSFORMACIÓN DE UN BOLSO EN LAS CUBIERTAS DE LIBRO

En la actualidad existen multitud de materiales que pueden ser utilizados para elaboración de encuadernaciones artesanales: maderas, plásticos, vidrio, metales además de los habituales de papel, tela o piel… hace un tiempo Inés, una amiga, me regaló un bolso de piel azul, no muy buena y gruesa como de 1,5 mm, y me lo entregó para que lo empleara en algún trabajo… En este tutorial voy a presentar por un lado la costura del bloque del libro con cintas y por otro lado la cubierta y decoración del libro con este  bolso
 El bolso lo desmonté cortando los hilos de las costuras y eliminé la correa y trozos pequeños de piel así como los herrajes, de modo que conseguí tres piezas: dos de ellas de 29 por 29 cm y otra, la base del bolso, de 29 por 13 cm.


Para llegar al fin del proyecto previamente preparé  un esquema o  boceto con unas medidas aproximadas,  en formato bonito y para que os hagáis una mejor idea lo muestro seguidamente.

Teniendo las ideas más claras y las dimensiones de los trozos de piel comenzaré a explicar los pasos para llegar al final. 

En un primer paso  comienzo por conseguir  ocho cuadernillos cada uno de ellos formado por cinco bifolios de 25X36, compro cinco pliegos de 100x72 cm para el caso. 


Una vez doblados los bifolios de cinco en cinco los meto en la prensa para que queden bien  conformados los cuadernillos.  Entre tanto consigo tres tiras de piel de color rojo de un centímetro de  ancho por una longitud de 15 cm, en mi caso son un poco más largas pero no importa.


Mido el grueso de los ocho cuadernillos, 13 mm.


Dibujo por el revés de cada tira una línea de 13 mm equidistante de los extremos y a su vez centrada en el ancho de la misma.


Con el bisturí practico el corte por la línea marcada…


Tomo el conjunto de los cuadernillos y los pongo en la prensa, en primer lugar marco a lápiz cinco líneas: dos para las cadenetas y tres para las tiras de piel, puede tomarse para ello una plantilla existente o bien promediarse  las líneas


Seguidamente hago las serraduras 


Sacados los cuadernillos de la prensa, se  trata de coserlos empleando las tres tiras de piel como soporte de costura en la posición que se muestra seguidamente.


COSTURA.
En primer lugar tomo un hilo, en mi caso de lino de color amarillo y de una longitud de 10 veces el alto de los cuadernillos (25 cm.), es decir 10x25=250 cm.


Inicio La costura introduciendo el hilo desde el exterior hacia el interior por el orificio de la cadeneta y sale hacia el exterior por el orificio adjunto


En ese punto tomo una de las tiras de piel y paso el hilo por su ranura


A continuación rodeo con el hilo la cinta por detrás para volver a pasarlo por la ranura y entrar en el cuadernillo por mismo orifico


La única complicación que tiene es que hay que tensar el hilo de modo que la cinta quede junto al lomo del cuadernillo y a su vez el hilo  quede a un lado de la ranura de la cinta… 


Repito lo mismo con las otras dos cintas, siempre con el hilo tenso y las cintas adosadas al lomo del cuadernillo y terminar sacando el hilo hacia el exterior por el orificio de la otra cadeneta…


Coloco el segundo cuadernillo sobre el anterior y continuo la misma costura ahora desde la izquierda hacia la derecha, siempre tensando el hilo


Hasta llegar al orifico de cadeneta, el hilo tenso y los dos cuadernillos bien escuadrados, las ranuras de las cintas libres por el mismo extremo


Ahora cierro ambos cuadernillos con un nudo simple


Y repito la costura con el tercer cuadernillo ahora toca de derecha hacia la izquierda…


Cuando llego al último orificio hago un nudo de cadeneta


De este modo voy progresando poco a poco hasta terminar de coser los ocho cuadernillos y terminar con un nudo de doble cadeneta.


Detalle de esta costura sobre una de las cintas de piel…


Una vez cosido el bloque de cuadernillos, lo coloco entre dos tableros y un poco de peso dejando las cintas libres


Y en este punto aplico cola pastica al lomo del bloque salvo a las tiras de piel con la costura…


Al cabo de media hora está lo suficientemente seca la cola como para guillotinar los cortes si se desea… 


REDONDEO.
Para redondear el lomo del bloque,  cuento que no ha trascurrido todavía más de cuarenta minutos desde que apliqué  la cola, con la mano izquierda sujeto el libro por el corte delantera y con la mano derecha sosteniendo el matillo golpeo suavemente al lomo hacia mi…


De modo que todos los cuadernillos de la parte superior se han desplazado un poco hacia adelante, seguidamente doy la vuelta al bloque (el cuadernillo que estaba arriba ahora está debajo) y sujetando el libro de la misma manera golpeo suavemente para desplazar los cuadernillos del lado superior…
Esta operación se hace más de seis veces, tantas que se sea necesario para conseguir una media caña tanto en el lomo del libro como en el corte delantero…


En la siguiente imagen  he insertado un circulo para comparar con la media caña del lomo…


En la siguiente fotografía la media caña del corte delantero.


REFUERZO DEL LOMO.
Para dar mayor resistencia al lomo voy a cortar unas tiras de tarlatana, para el ancho de las mismas preciso medir el ancho del lomo del libro de modo que tomo una tira de papel cualquiera, trazo una marca a ambos lados del lomo 


Esa medida es de 15 mm


Y ya puedo cortar las tiras de tarlatana, es preferible darles un ancho superior a la medida tomada y recortar después el sobrante.


Vuelvo a dar cola diluida al lomo salvo a las cintas de piel…


Coloco las tiras de tarlatana para refuerzo en su sitio…


y froto con la plegadera para que se adapten bien al lomo…


Una vez bien adaptada la tarlatana en su sitio otra vez doy cola sobre ella y dejo secar


Pasada media hora si está seca la cola recorto los sobrantes de tarlatana…


Por todos los lados del lomo



CABEZADAS.
Empleando una de las cabezadas que tenía elaboradas, ver varios tutoriales ya publicados sobre cabezadas, (15/03/2017 espirales; 10/01/2017 rápidas; 23/12/2016 macramé; 2/12/2016 bordadas; 9/06/2016 tejidas)


La he cortado a la mitad


Y he pegado cada una de ellas en el libro, como ya he indicado en otros tutoriales…


CARCASA  DE LOMERA.
Mientras se están pegando las cabezadas voy a confeccionar el lomo de la cubierta, para ello tomo un papel kraft un poco más alto que el libro y de ancho como 15 cm.
Centro el libro sobre este papel kraft y señalo los lugares que coinciden con las tres cintas y con los finales de las cabezadas recién colocadas…


Sobre el centro del papel kraft trazo líneas paralelas según los puntos anteriormente señalados.

A su vez como ya había medido el ancho del lomo, 15 mm hago el rectángulo con esa medida

Recorto los rectángulos con un cúter y los retiro

Paso las tres cintas de piel roja a través de los tres rectángulos…


y conformo el papel kraft sobre el lomo del libro ajustándolo y marcando los bordes.


Saco el papel de su ubicación y tengo marcados los límites del ancho del libro


Con una cartulina de 0,5 m de espesor, que será la lomera, recorto cuatro trozos a la medida justa entre rectángulos y el ancho del lomo


Doy cola diluida a cada uno de los trozos y pego en el papel kraft.


Procuro que estén bien alineados, para ello me ayudo con la regla.


Sobre un tubo de un diámetro de 2 cm doblo la lomera para que me tome la forma redondeada del lomo, y posteriormente cuando ya estimo que es correcto vuelvo a pasar las cintas para comprobar que se ajusta la lomera al lomo del libro. 


Para cubrir la lomera con la piel del bolso, tomo el trozo más pequeño del bolso


Y recorto seis trozos  de piel como de 8X2,5 cm los puntos de la costura antigua del bolso los voy a exponer, también recorto cuatro trozos de un papel rojo 


Comienzo pegando los trozos de papel rojo sobre el centro de cada una de las cuatro secciones de la lomera


Después voy pegando los sucesivos trozos de piel dejando la zona de perforaciones hacia el centro de las secciones


Queda una zona roja entre la unión de ambas piezas de piel. Cuando solo me faltan los extremos de la lomera la retiro de su ubicación provisional sobre el libro


y la recorto a un ancho de dos centímetros por cada lado y a su vez también ajusto al alto del libro contando con las cabezadas.


Termino por pegar los trozos que faltan de piel, teniendo en cuenta que los dos trozos que están en cabeza y pie de la lomera tienen que volver, por ello tienen una longitud mayor de 1,5 cm


en la siguiente fotografía puede verse la longitud de 15 mm de piel que excede por ambos lados de la lomera. Esa piel previamente la he rebajado con la chifa…


Ya solo me queda volver esos dos trozos de piel sobre la lomera para tenerla acabada.


TAPAS.
Para preparar las tapas tomo uno de los trozos grandes de piel del bolso…


Las tapas tienen un tamaño de 25X18 cm, en lugar de emplear la zona central de la piel voy a utilizar dos laterales que tengan los orificios de la antigua costura, así hago dos trozos de 30 por 11 cm y dejo un sobrante que es la parte central de la pieza


La idea es conseguir una unión irregular en el centro de la tapa con un fondo rojo…


Como ya indiqué en su momento el grosor de la piel es alto y es conveniente rebajarla  para hacer las vueltas más manejables y estéticas.


 De modo que hay que chiflar las zonas de vueltas…


Después de un rato y con paciencia consigo rebajar la piel en las zonas seleccionadas…


Tomo el cartón para las tapas de un milímetro de espesor y le pego en la zona central una banda de papel rojo, no es preciso pegar todo el plano de la tapa…


Seguidamente doy cola diluida a la piel…


y la pego en su sitio dejando una pequeña separación para que se vea una línea de papel rojo…


Con la plegadera fijo bien la piel sobre el cartón, especialmente en las zonas donde la piel es más irregular.


Las esquinas de la piel hay que recortarlas de forma diferente bien sea junto a la zona del lomo, que se corta en angulo de noventa grados, o para la esquina que será a 45 grados.


Hago las vueltas, en la siguiente imagen tengo hecha la zona de la tapa que ira junto al lomo del libro.


Y la tapa terminada…


La posición de la tapa ira como se muestra en la siguiente imagen, doy cola únicamente a la zona de la lomera (la lomera está ubicada en su posición y colocada provisionalmente) que quedará oculta por la tapa; para proteger el libro y que no se manche con la cola pongo encima del libro y por debajo de la lomera una maculatura 


Estas operaciones evidentemente hay que repetirlas con las dos tapas; dejo secar las tapas que lógicamente habré colocado en su sitio bien escuadradas y con las cejas alineadas, 


Transcurrido un par de horas podré retirar la maculatura y ya tengo las tapas del libro aunque siguen sueltas al bloque del libro.



En las zonas de unión de las tapas con la lomera queda excesivamente grueso, véase en la imagen siguiente indicada por flechas…


Como todavía estoy a tiempo de reducir este grosor, retiro las tapas del bloque del libro…

Tapa suelta…


Y con cuidado despego las zonas que tienen exceso de grosor…


Con el bisturí elimino grosor a la zona de la lomera…


Aplico un  poco de cola a la zona levantada y rebajada…


Y con una pequeña mordaza entre cartones dejo la zona encolada bajo presión, hago lo mismo con las otras tres zonas…


Dejo secar al menos un par de horas


Mientras se va secando la cola voy preparando las guardas con un papel decorado


Consigo dos bifolios y doy cola en el filo de lomo de la guarda, esta operación ya la he presentado en anteriores tutoriales… 


Y pego en el libro justo al ras del lomo


Las guardas las corté un poco mayores que el tamaño del libro, una vez pegadas recorto el sobrante de las guardas empleando una regla metálica y un cuter…


Las guardas en su sitio pegadas y recortadas.


 Ya tengo seca la cola de las zonas que rectifiqué ahora sensiblemente más armoniosas 


Encajo nuevamente las tapas en su sitio


Y con una plegadera marco las zonas donde van a estar alojadas las cintas de piel sobre las tapas.


No es que sea vea muy bien, pero he dejado la huella de las marcas junto a las flechas..


Recorto con un bisturí el rectángulo de piel azul de la tapa


Retiro la piel azul, eliminado los tres rectángulos.


Con la ayuda del rejón hago una ranura que atraviesa la tapa, por esta ranura pasará la cinta de piel roja


Introduzco la cinta por la ranura y antes de tensar completamente doy cola a la tapa para que pegue la cinta al tensar…


Ya he atravesado las cintas por sus correspondientes ranuras y las he pegado


El resultado de las cintas por la parte interior.


Por el interior recorto en bisel las cintas de piel 


y seguidamente lijo un poco para que apenas se note el abultamiento de las cintas por el interior de las tapas…


La última fase es pegar las guardas a la contratapa, esta operación ya la he expuesto e otras ocasiones, doy cola a la guarda, protejo por su parte inferior con una maculatura, cierro la tapa, etc…


Una vez pegadas las guardas el libro ya está terminado.


Las guardas pegadas a las contratapas…


Y el libro tal como lo había proyectado.

Para personalizarlo un poco le apliqué una rueda con película roja…

Y le puse su nombre.











Y de este modo he transformado un bolso en un bonito libro que le puede durar a mi amiga Inés para toda la vida.

Cortesía de M. Valero

















2 comentarios: